sábado, 16 de mayo de 2009

A quemarropa (1967)



Lee Marvin llega a la ciudad donde están su mujer y el hombre que le ha traicionado. El sonido de sus pasos por los largos pasillos del aeropuerto transmite su determinación a prueba de bombas. John Boorman mantiene ese sonido mientras a base de pequeñas elipsis la vemos a ella haciendo sus cosas y a él esperando su momento...

Brillante montaje, brillante narrativa. No es casualidad que esta película sea una obra de referencia para Ed Brubaker y David Lloyd.

Point Blank (1967) de John Boorman.

3 comentarios:

monitocadaver dijo...

WHUO, lo acabo de flipar, sniff

Jaime Sirvent dijo...

Sencillamente brutal. Grandísima escena, como tú bien dices toda una lección de narrativa. La película la vi hace muchos años y me impactó muchísimo, es sin duda una de las cimas del cine policiaco y del thriller de finales de los 60 y 70's, toda una joya a reivindicar, y como tú bien dices no es casual que sea obra de referencia de Ed Brubaker y David Lloyd, por algo ambos son tan jodidamente buenos.

Pepo dijo...

Esta secuencia es increíble. De hecho, es la única que recuerdo siempre de esta peli. Me imagino que en la época fue un impacto total en el cine americano.