martes, 26 de febrero de 2008

Superman: La Zona Fantasma (1982)













Los habitantes del planeta Krypton expulsaban a sus peores criminales a una dimensión llamada La Zona Fantasma, donde cumplirían sus sentencias como espectros. Sin embargo, su prisión les permitió sobrevivir a la destrucción de Krypton y convertirse en un fastidio para Superman, cuyo padre, Jor-El, había descubierto la Zona Fantasma.

En esta miniserie de 4 números, publicada unos meses despues del estreno de "Superman II" los prisioneros encuentran un modo de escapar de la Zona y enviar a Superman en su puesto. Libres en la Tierra y con los mismos poderes que Superman, se disponen a asolar su planeta adoptivo, invaden la Fortaleza de la Soledad, apalizan a Supergirl (y todos los miembros de la JLA que se cruzan en su camino), y se embarcan en planes de conquista galáctica. Mientras tanto, Superman inicia un terrible viaje a través del corazón de la Zona Fantasma en busca de una forma de escapar, descubriendo en el proceso que la zona es mucho más peligrosa y extraña de lo que nadie había imaginado.















Esta miniserie fue una idea original de Steve Gerber, quien presenta una perspectiva distorsionada de los mitos del Superman de la Edad de Plata: es el mismo mundo que el de las historias de los sesenta (Gerber conoce muy bien el material), pero es más oscuro, extraño, menos pintoresco. La mayoría de los villanos de la Zona Fantasma existían años antes de que Gerber la escribiera, pero él fue el primero en convertirlos en una verdadera amenaza: una horripilante colección de locos de ojos salvajes, fanáticos y nihilistas, con un poder indecible y grandes problemas para olvidar su rencor. La zona misma se redefinió como una pesadilla claustrofóbica, más afín a la caótica cosmología Marvel creada por Steve Ditko y Jim Starlin que al ordenado universo DC.















Colaborando en crear ese ambiente está Gene Colan, cuyo uso de la luz y la sombra aumenta la inquietante atmósfera, aunque pierda detalle el dibujo.























Curiosamente, en la época en que la Zona Fantasma fue escrita, Steve Gerber y Frank Miller redactaron una serie de propuestas a la DC para una amplia revisión de sus personajes más importantes: 'El Hombre de Acero'-una colaboración de Gerber y Miller-, la visión de Miller sobre Batman en 'Dark Knight', 'Amazona', la visión de Gerber sobre Wonder Woman, y una versión revisionista de Hawkman. En aquel momento, DC no estaba interesada en la renovación de sus personajes ni en dar el grado de control creativo que los independientes Gerber y Miller querían, así que la mayoría de los proyectos fueron rechazados (aunque la mayoría de las ideas de Miller para Batman más tarde se utilizaron en 'Batman : The Dark Knight Returns' y 'Batman: Año Uno'). Gerber se llevó sus ideas sobre Hawkman a la línea Epic de Marvel Comics y creó 'Void Indigo', serie que fue cancelada por su nivel de violencia.


7 comentarios:

Werewolfie dijo...

Gene Colan, uno de los autores que necesitan más reivindicación en este blog, ¿o qué? No sabía ni que existiese esta mini, pero tiene buena pinta...

Bruce dijo...

werewolfie,werewolfie...todo se andará :D

Osukaru dijo...

Mmmm... Pues tiene buena pinta... jujujuju!. No estaría mal que le dieran formato tomito a un precio de risa... lalalalala...

Yota dijo...

Umm, es mencionar a Gene Colan y uno empieza a salibar como el perro de Paulov.... tendré que ver como le echo un ojo.

Jaime Sirvent dijo...

¿Gerber, Gene Colan?, por Dios, ¿a qué espera Planeta para sacar esta joya?

Bruce dijo...

Por cierto, me he enterado de que los derechos de '2001' los tiene Warner Bros...creo que va a ser más fácil que España gane la Eurocopa que la reedición de '2001'

Anónimo dijo...

Yo leí esta serie completa cuando la publicaba en español la Editorial mexicana "EN" (Editorial Novaro)creo que aún conservo 2 de de los 4 números y aunque los dibujos no son los mejores, la historia te atrapa y te absorbe, te inquieta, te asusta, y te fascina sobre todo en mi caso -tenía 10 años cuando la leí la 1ª vez. Sin duda una de las mejores historietas de Superman que jamás he leído