martes, 3 de junio de 2008

Swamp Thing #56: "Mi cielo azul"



En el # 56 de la serie ("My Blue Heaven") la cosa del pantano comienza su odisea por el espacio. Un ataque ha roto su lazo con el planeta. Al serle imposible transportar su conciencia en la Tierra, se ha lanzado al espacio. Alec está vivo, pero no en la Tierra, su cuerpo se ha reformado de nuevo en un planeta azul con dos lunas.

Con el tiempo, Alec se adapta a su nuevo mundo. Todo es de color azul: la flora, la fauna y los elementos, incluso su cuerpo toma las texturas y los colores de este mundo. Para ocupar su mente, estudia las plantas y los animales. Durante 19 días experimenta con diferentes jugos para encontrar los que atraen a las mariposas azules.



El día 20, se construye un cuerpo con bolsas de aire hinchables para elevarse hacia el cielo y explorar su entorno. Aburrido y solitario, hace crecer un segundo cuerpo y disfruta de las maravillas de la visión cuadroscópica.



Él y su duplicado construyen un tablero de ajedrez de gran tamaño usando setas y conchas de moluscos, pero todas las partidas terminan en tablas, por lo que abandona el segundo cuerpo, hace crecer hojas gigantes como velas en sus costados y planea hacia el horizonte azul. El día 21, Alec hace crecer una planta con la forma de Abby.



Feliz, hace el amor con ella como si fuera real. La negación da paso a la locura, construye una réplica de Houma, con su población local con los rostros de John Constantine, Matt Cable, Alec y Linda Holland y otros de su pasado.




Sin embargo, su mente se niega a aceptarlo como real. Horrorizado, pero habiendo recuperado la cordura, rompe a la falsa Abby y deshace la ilusión, que se distorsiona bajo una repentina tormenta.
Incapaz de hacer frente a la eternidad en este lugar, besa la cabeza de Abby y da un salto en el vacío, sin saber si llegará a algún sitio o su conciencia se perderá en el espacio.

9 comentarios:

Etrigan dijo...

Obra maestra absoluta. Lo tengo que releer.

Jaime Sirvent dijo...

De un genio como Alan Moore, sólo se puede esperar una historia genial como esta.

PAblo dijo...

Aaayy, Swampy...Que buenos momentos nos hiciste pasar.

Impacientes Saludos.

Como la historia la has destacado ya yo recalcaria la excelente portada y los lapices de Rick Veitch y Alfredo Alcala, eclipsados por el genio de Northampton.

Esta saga es inferior a "American Gothic" en lineas generales pero dejo numeros memorables como el que destacas.

Estoy con Etrigan, hay que releerla. Creo que este verano me voy a dedicar a releer todo Moore.

Bruce dijo...

Ten cuidado no te vayas a freir el cerebro...

Anónimo dijo...

yo lo hice estas navidades con Morrison, y luego la realidad es taaaaaaaan real que da asco.

exp. 626

PAblo dijo...

Con todo Morrison seguro que acabas lobotomizado. Claro, que las Navidades es un buen momento para ello... ;-D

Impacientes Saludos.

Alberto Díaz dijo...

No sé si lo sabes, pero este "mundo azul" fue visitado por Jack Knight, el Starman de James Robinson, años después de que Swampy lo abandonara. Allí se encontró con la réplica del pueblo, el tablero de ajedréz y con... bueno, esa es otra historia.

Magnífico blog, le tengo enlazado.

Un saludo!

Bruce dijo...

No he leído el Starman de Robinson..tengo el omnibus marcado en mi cuenta de Amazon.com pero aún no me he atrevido a pedirlo

Saludos :)

KalEl el Vigilante dijo...

¿Recuerdas el número, Alberto? Una de las historias más potentes de todo Swamp Thing.