sábado, 12 de julio de 2008

Mort Cinder: La Tumba de Lisis

"Sólo puedo decirte que la herí, que ella se fue de mi lado, que puso galaxias entre nosotros dos..."

Biografía extraña, desolada, la del profesor Noah Stellus, de la Universidad de Cambridge. Un terrible desastre está al comienzo de su historia. Catástrofe terrible y misteriosa...Noah tenía trece años cuando el tren en que viajaba con sus padres descarriló. La impresión, quizá, borró de un golpe todo su pasado anterior...Nadie lo reclamó. Noah Stellus fue a parar al asilo Reading. Reveló allí una inteligencia asombrosa. En un par de años asimiló toda la primaria, toda la secundaria...Ganó una beca, cuando cumplió 20 años era subjefe de Egiptología en el British Museum. Porque desde el principio mostró una portentosa inclinación por el Egipto de los faraones.

Curiosas las fijaciones de los sabios. Desde el comienzo de sus estudios, Noah Stellus se concentró en Lisis, una oscura princesa, antepasada de Tuth-Ank-Amón.



Obsesionado, trabajó día y noche para reunir el dinero necesario. Tanto trabajó que enfermó.



Sanó a medias, pero volvió al trabajo. Ya era nombrado en todos los centros arqueológicos del mundo, sin embargo seguían negándole los fondos que pedía. Hizo entonces algo inesperado, escribió una novela de ciencia-ficción..



Apareció, sí, la buscada tumba.



Algo misterioso golpeó entonces. Arqueólogos y obreros fueron alcanzados. Mort y yo nos enteramos de todo ésto por la televisión. La desaparición de la expedición de Stellus fue la sensación de la noche.



Por una entrada secreta que sólo Mort recordaba, llegamos a la cámara central. En ella, la princesa Lisis parecía dormir 4000 años, su cuerpo no había sido momificado ni encerrado en ataud.



Un ruido súbito, violento...el último sello que preservaba la cámara se rompió en ese momento. No me pude contener, salté hacia atrás, cayó la linterna. La oscuridad total nos envolvió...Una voz ronca, casi animal. Le ví la cara. ¡Stellus! Lo reconocí por las fotos de la TV. Stellus no pensó que yo podía no estar solo. Mort no tuvo dificultad en tumbarlo.




Mort quiso ayudarlo, dijo que las leyes humanas no regían para él...Recordó que al lado cavaron otra cámara para lo que entonces les pareció la más rara y enorme de las urnas. Seguimos a Mort hasta la otra cámara...Stellus nos contagió su fiebre. Lo ayudamos a trasladar la yerta princesa hasta el interior de la cosmonave.



Antes de cerrar, lo miramos por última vez. Seguía agradeciendo...¡Cosa rara! ¿Por qué estaría tan triste, si por fin consiguió lo que quería? Mort Cinder no me contestó...

Tres días más tarde, en la TV, oímos que en la excavación se había abierto un gran cráter circular, supimos que la cosmonave partió por fin... En una grieta vecina al cráter fue encontrado el cuerpo desecado, perfectamente momificado del profesor Noah Stellus...

7 comentarios:

Bruce dijo...

Si este comic no es pura poesía, que baje dios y lo vea..

Jaime Sirvent dijo...

totalmente de acuerdo señor Bruce. Una obra maestra de una belleza incomparable

Etrigan dijo...

Todavía no la he leido. Lo sé, imperdonable...

Bruce dijo...

Te envidio, aún tienes que descubrirlo..

La Perse dijo...

Ya os lo comenté la otra noche... Este tebeo me produce emociones tan intensas que no he sido capaz de escribir sobre él en ninguno de mis blogs... Sí, hice un trabajo para la uni, pero era algo tan "técnico" que no tuve que implicarme en absoluto... Y es que, ¿cómo hacerle justicia?

Anónimo dijo...

Ademas tiene lo justo para convertirse en leyenda: está incompleto.


Mr. Fuck U

PAblo dijo...

Maravilla de las maravillas.


Pero, claro, hay un tal Oesterheld a los guiones y un tal Breccia, Alberto a los pinceles. Mucha calidad en cada página.

Impacientes Saludos.