viernes, 25 de abril de 2008

Iron man #103-107: La saga de Midas

Uno de mis tebeos favoritos cuando era pequeño, y una de las mejores sagas de Iron man, obra de Bill Mantlo, George Tuska y Keith Pollard (1977). La angustia del héroe, su rabia y sed de venganza -está dispuesto a matar a su repulsivo enemigo- hacían de ésta una historia más adulta de lo que yo estaba acostumbrado a leer a finales de los 70. El joven Bruce releyó este tebeo muchas veces..



Midas, un viejo enemigo del Hombre de Hierro, regresa para tratar de hacerse con el control de Stark International. A través de un agente, Abraham Klein (sobornado por Midas), roba las patentes y chantajea a sus accionistas, hasta que efectivamente llega a controlar la empresa. Además, Klein, un ingeniero, crea "el toque de Midas", que permite a Midas tocar cualquier material y convertirlo en oro. Con los duplicados de Iron Man y un exo-esqueleto que le permite caminar, Midas está dispuesto a seguir ampliando su poder.

Iron Man contraataca, junto con Sota de corazones, el Espectro, el Guardian, Madame Masque, Jasper Sitwell y la Capitana Jean DeWolff atacan Stark Internacional (convertida en Midas Internacional), pero son derrotados por robots duplicados de Iron Man dirigidos por control remoto, y se convierten en oro por el toque de Midas.




Situados en peanas como estatuas, la Sota de corazones (a causa de su metabolismo especial) vuelve a la normalidad y vuela hacia Midas. Iron Man, posicionado cerca, cae al suelo por la fuerza del ataque de la Sota de corazones, y su armadura se rompe en pedazos. Stark había sellado su armadura antes de ser tocado por Midas, y recogiendo piezas en buen estado de diferentes duplicados, consigue una armadura en condiciones. Esta escena del héroe rapiñando las diferentes piezas de su armadura entre los duplicados caídos sigue siendo mi favorita del personaje de todos los tiempos.


Midas derrota fácilmente a la Sota de corazones con los misiles de su silla. Pero Iron Man aparece, arrojando a Midas lejos de su silla con un repulsor. Iron Man, fuera de sí, se quita la máscara para mostrar a Midas su verdadera identidad antes de matarlo. Midas continua su ataque con su exo-esqueleto, hasta la inesperada aparición de Marianne Rodgers, ex-novia de Tony Stark, y dotada de poderes psíquicos que la han vuelto loca. Marianne envia un rayo psíquico hacia Iron Man, buscando venganza, pero éste lo esquiva, alcanzando a Midas y destruyendo su cerebro.



La edad de bronce del comic, amigos...

7 comentarios:

Jaime Sirvent dijo...

Yo leí el final de la saga cuando era pequeño. Me has traído muy buenos recuerdos de infancia, como siempre. Muchas gracias hombre:)

Osukaru dijo...

Joooooorl!. Que historia más molonaaa!. Al final haréis que me compre la BM del latas!. (Cabrones...)

DE P*** MADRE FILES FOREVERRR!.

Perse dijo...

No la he leído, esta historia... Pero mola, ¿o qué? Ay, la nostalgia de los tebeos...

Bruce dijo...

Mola mazo :)

Juls dijo...

Qué grandes historias.
¿Os acordáis cuando eramos críos y leíamos y releíamos diez veces el mismo comic? Eso sí que era pasión.
Yo ahora los leo y los meto en la estantería, por eso no me compro comics de ahora, ¡tengo mil clásicos que leer!

Bruce dijo...

Es cierto que, desde que tenemos un sueldo, la relectura se ha perdido..

Anónimo dijo...

el puto Jaspers, cuando los secundarios tenían chicha...


exp. 626