sábado, 5 de abril de 2008

La Edad de Bronce del comic: el tebeo de superhéroes se hace mayor (I)

La Edad de Bronce del comic empezó a principios de los años 70 y se considera que terminó en 1986 cuando DC Comics reseteó su continuidad a través de las Crisis en Tierras Infinitas. En los primeros años de la década de los 70, los creadores de los comics de mayor repercusión (Marvel y DC) empezaron a escribir para un público más maduro, por primera vez los comics parecían pensados para ser leídos por universitarios, en vez de por colegiales. Las historias trataban temas como las drogas y el racismo y, aunque no se representaba gráficamente, se empezó a insinuar que los superhéroes tenían una vida sexual.*

El término 'Edad de Bronce' fue usado por vez primera por la revista Wizard para referirse al género de 'horror moderno' de los 60 y 70, representado por títulos como 'Boris Karloff Tales of Mystery' de Gold key, 'House of Mistery' de DC, y 'La Tumba de Drácula' de Marvel. Después pasó a ser utilizado para referirse al género superheróico de la etapa llamada originalmente 'post Silver Age'. No hay una sóla circunstancia que se considere el principio de la Edad de Bronce, si no un número de ellas a principios de los 70 que pueden interpretarse como un cambio respecto a los comics de la década anterior. Una de estas circunstancias fue la salida de Jack Kirby de Marvel en 1970, lo que puso fin a la sociedad creativa más importante de la Edad de Plata (Stan Lee & Jack Kirby). DC contrató a Kirby, que creó a los Nuevos Dioses, revolucionando todo el Universo DC. Este comic trajo algunos grandes personajes a DC que todavía están en uso.

Tambien en 1970, Marvel empezó a publicar un nuevo tipo de héroe, cuyas aventuras estaban llenas de violencia (explícita) y sexo (no explícito). Conan el Bárbaro no era una creación de Marvel, sino una adaptación de los libros de Robert E Howard de los años 20 y 30.

En ese mismo año, el #76 de la serie Green Lantern/Green Arrow comenzó lo que sería una etapa clásica. En este número los dos héroes discuten sobre problemas de la vida real, donde no todo es blanco o negro. Al final del número, Green Lantern y G. Arrow montan en una camioneta que les llevará por todo el país, tratando con problemas sociales. El #85 (octubre de 1971) de esta serie sería publicado sin el sello del Comics Code Authority porque contaba la historia de Speedy, el sidekick de Green Arrow, que se había convertido en un adicto a la heroína; pero no fue el primer comic en hacerlo.

El clásico Spider-Man #96, sin el sello del Comics Code Authority.
A principios de 1971, el Departamento de Salud, Educación y Bienestar de los EEUU pidió a Stan Lee que hiciera un comic sobre el abuso de drogas. Este arco de 3 números -Amazing Spider-Man #96-98 (mayo/junio/julio de 1971)- desafió al Comics Code Authority, que se había negado a autorizarlo. Los 3 números citados se publicaron sin el famoso sello blanco y negro que solía aparecer en la columna superior derecha. Tras ésto el CCA relajó sus reglas sobre el uso de vampiros y otros monstruos. Los comics de terror se volvieron más oscuros y adultos, con series como the Swamp thing y House of Mystery en DC Comics, y La Tumba de Drácula y Ghost Rider -en cuyo origen estaba envuelto el mismo Satán- en Marvel.

Pero el suceso más importante e impactante vino en 1973. En Amazing Spider-Man #121, Gwen Stacy era asesinada por el Duende Verde, nunca antes un personaje tan importante había muerto de forma tan impactante, ni una muerte de comic había parecido tan real. Miles de fans de Spiderman quedaron anonadados. Más violenta aún fue la muerte del Duende Verde en el siguiente número.

Una nueva clase de héroes -o antihéroes- nació a continuación, aportando mayores dosis de 'realidad'* al género, una clase que no se regía por el estricto código del 'no matarás' superheróico. Sus dos principales representantes y los que más popularidad alcanzaron fueron Lobezno y el Castigador. Tambien surgieron héroes que representaban a las minorías, como Luke Cage, Shang-Chi, el Tigre Blanco...y héroes que aprovechaban la moda de las películas de kung-fu, como el mismo Shang-Chi y Puño de Hierro...

* En Superman #297 (1976), Clark y Lois pasan una velada íntima en el piso de Clark y Lois va a trabajar al día siguiente sin haberse cambiado de ropa.
** Ojo por ojo y repartiendo muerte.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

"En Superman #297 (1976), Clark y Lois pasan una velada íntima en el piso de Clark y Lois va a trabajar al día siguiente sin haberse cambiado de ropa."

De nuevo es la natural perversidad de los estudiosos e historiadores del tebeo la que intenta empozoñar con sus propias humedades la imagen que el sabio pueblo español guarda de las siempre universales figuras del Noveno Arte . Enfermos, caricatos del espanto filocomunista que son utilizados como meros ejes del carro judeomasónico por la BD francesa. Que, una vez más, y ante su inminente caída, intenta alejarnos de nuestro amigo americano. El Superman, ese héroe todopatriótico que el genio nacional español prefiguró con la definitiva estampación histórica de Alfonso X el Sabio, Agustina de Aragón o el conspicuo Juanillo el Oso. ¿Y qué saben de esto los adalides de la yuxtaposición marxista de la historieta? ¡Nada!, pues el orbe de sus intereses contrahumanitarios y colectivistas reducen el espíritu del hombre libre a la mera representación obsesiva de acotaciones espurias. La sexualidad desnaturalizada de sus propios líderes, Lenin, Bakunin, Barbe Rouge, Tintin,Pirluit y el resto de espantajos comunistoides del partido de Angouleme hoy asisten completamente indefensos, vencidos y humillados, al espectáculo de nuestra verdad insobornable: las palabra de Clark Kent como reflejo cristalino de la pura y perfectísima lengua americana embelesaron a la joven Lois Lane durante toda una mágica noche igual que el hizo el poeta almogarabe con su doncella. De ahí la simbólica tersura de sus ropas y la bondad de sus sentimientos.
Esta es la verdad que resplandece, la de los transidos personajes de la Edad de Bronce Clark Kent y Lois Lane.
Por otros veinticinco años de paz, por el Superman y para que venga a nosotros DC hoy decimos: ¡Viva el Arte Bello! ¡Viva la Edad de Bronce!
Ismael & Cojo Jorobado (Dos superdos).

Jaime Sirvent dijo...

Bruce, un post imprescindible y necesario. No se suele hablar de la edad de bronce y es una etapa magnífica y fundamental en la historia del comic book americano.

Bruce dijo...

Ismael: yo no soy un estudioso, más bien un correveidile

jaime: grasies nen

Anónimo dijo...

Espero que te lo hayas tomado a broma. Yo solo velo por la moralidad de este blog, no podemos descuidarnos un instante. "¡Cinturones de castidad hasta el último agujero que el TMEO no perdona!"
Lo que realmente ocurría en ese tebeo nº 297 de Superman era un enorme flashbackeo de dos meses entre viñeta y viñeta. Y lo explicó muy bien Umberto Eco en su artículo 'Los panqueques del hombre de acero: últimas reflexiones sobre la elasticidad temporal de las viñetas'.
Ismael, el Tití Ribiera.

Bruce dijo...

Leches!
Yo me lo tomo a broma todo ;)

Ricardo Núñez Estrada dijo...

disculpen de que parte del mundo se publico esto es que quiero citar su pagina web, si lo saben se los agradecería mucho.

Bruce dijo...

Hola,

Yo vivo en España. No sé si te refieres a eso.