miércoles, 14 de octubre de 2009

FREE


Strange Suspense Stories #35 (1957)

Un hombre escapa de una prisión, aparentemente cae al agua al saltar el muro y acaba en el estómago de una ballena, como Jonás. Cuando unos pescadores capturan a la ballena y la abren encuentran que el hombre es un sireno. El sireno acaba en el estanque de un museo.

Es una historia bastante tonta, pero... ¡qué 2 primeras páginas de tenebrismo Ditkiano! Tras conocer la sorpresa final puedo volver a leerlas, sabiendo que el protagonista no cae al agua, si no que ha estado siempre en ella. Atención al pelo del protagonista, aunque corto, está siempre en movimiento. Ditko, meticuloso como él solo, no lo dibuja igual en dos viñetas. La primera página sobre todo me parece una maravilla, inquietante y llena de misterio. Esas dos primeras viñetas del fugitivo desnudo escalando y saltando por encima del muro. La viñeta central con el título de la historia que se encadena con el bocadillo de pensamiento de la viñeta anterior. En la quinta viñeta, primer plano de la cabeza del fugitivo, con el pelo claramente flotando por debajo del agua. En la siguiente viñeta, primerísimo plano 'a la Ditko' de su ojo y su ceja, que ocupan toda la viñeta.

La segunda página sigue siendo inquietante, aunque no tanto. Cuando veo que está dentro de la ballena pienso en Pinocho, lo que le quita dramatismo. Aunque la viñeta central está chula, con esa especie de líneas cinéticas que sugieren el movimiento del preso al ser engullido por la ballena. Lo peor viene en la tercera página, con la luz del sol. Habría sido mejor si toda la historia sucediese por la noche. Aquí se acaba con el misterio, que era lo mejor de la historia, en aras de una sorpresa final que no le llega ni a las suelas a esa primera página fantástica. Pero como dice Dave Sim: "Creo que Ditko y los otros tenían que tomárselo con filosofía en esa época. Dales cuatro páginas y media de cinco que les emocionase dibujar e ignoraban el final ramplón."
.

6 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Totalmente de acuerdo, la primera página es una maravilla.

Que grande era Ditko.

JL Cancio dijo...

Pasa el tiempo y Ditko cada vez me gusta más, me parece más complejo, rico e interesante... ¿estaré envejeciendo o estaré más sabio para entender mejor a este tipo genial?... esto le pasa a varias personas con las que conversé ultimamente, gente que les gusta las historietas y los comics, obvio. Aún estamos lejos de ese mundo ideal en donde uno va a la cola del supermercado y conversa con la señora de adelante sobre si The Question es más o menos interesante que Mr A.

Bruce dijo...

Ditko al principio no te gusta mucho, luego se te va metiendo poco a poco en la cabeza y al final termina volviéndote loco...

Ismael Fancito. dijo...

No me divierte, pero esa página me recuerda a una historieta española de los ochenta. Estoy por tirar algún estante este fin de semana a ver si solo es un espejismo.

PAblo dijo...

No creo que el problema de la tercera página sea el paso de la noche al día. A mí eso me parece natural en la evolución temporal de la historia. Creo que el problema está en que al cambiar la distribución de las anteriores páginas Ditko rompe el ritmo de la narración y decae la tensión con el desenlace.

Ditko es mucho Ditko.

Impacientes Saludos.

Bruce dijo...

Puede que sea como tú dices, pero yo creo que la historia no daba para más y aunque Ditko hace lo que puede y consigue elevarla magistralmente al principio, al final acaba cayendo por su propio peso.