martes, 1 de diciembre de 2009

Star Bucks


“Su carencia de fe resulta molesta”

Esta es una de mis escenas favoritas de la primera parte de la trilogía original, Darth Vader estrangulando a un oficial del Imperio sin tocarlo... pero en la adaptación Marvel a cargo de Roy Thomas, Howard Chaykin, Jim Novak y Marie Severin, la escena es mucho más reveladora. Para muchos fue una decepción descubrir en la trilogía moderna que el gran Darth Vader era de joven un niñato con la cara de Hayden Christensen, pero ahora se sabe que George Lucas comenzó hace mucho a deslizar pequeñas pistas como ésta sobre la verdadera personalidad de Darth Vader/Anakin Skywalker: Chaykin representa a Darth Vader con un latte humeante en la mano, como un pijo. Al hilo de esta escena surgen unas cuantas reflexiones, sólo porque me gusta pensar en estas cosas.

¿Cómo va a beberse el latte Vader? Para cuando llegue a su habitación redonda y se quite la máscara ya estará frío... ¿Con una pajilla? ¿Tiene su máscara agujeros para estos casos?... ¿Y de dónde ha sacado el latte? ¿Habrá un Starbucks en la Estrella de la Muerte?... Otro detalle clave en la escena es que el oficial imperial duda del poder de la Fuerza mientras Vader está haciendo flotar un latte por la habitación... creo que eso es lo que más frustra a Vader, porque es como: “¿Qué más tengo que hacer para que creáis en mi? Obi-Wan no creía en mí, el consejo Jedi tampoco, ni siquiera los oficiales del Imperio creen en mí... ¿Para esto me cambié de bando?”... Aquí se está sembrando sin duda la semilla de la vuelta de Vader al lado luminoso y la derrota definitiva del Imperio al final de esta trilogía.

6 comentarios:

Satur dijo...

Reveladora... eh... revelación :D

David dijo...

Muy bueno. Me he echado unas risas.

Juls dijo...

JAJAJA

¿Y cómo se les ocurrió hacer eso a los dibujantes?

Bruce dijo...

¿Nadie ha visto como el latte cambia misteriosamente de mano entre la viñeta 2ª y 3ª? Otro truco Jedi...

Mythos dijo...

Muy bueno xDD

Mo Sweat dijo...

Realmente espectacular... mucho cachondeo se llevaba Chaykin... ja, ja, ja.