viernes, 4 de diciembre de 2009

La Broma Asesina

"Lo hice mientras estaba haciendo Watchmen, o justo después o algo así, no estoy muy seguro, pero estuvo demasiado cerca de Watchmen. Quiero decir que, Brian (Bolland) hizo un trabajo maravilloso con el arte, pero no creo que sea un comic muy bueno. No dice nada muy interesante.

En definitiva, Watchmen era algo que trataba sobre el poder, V de Vendetta era acerca del fascismo y la anarquía, pero La Broma Asesina trataba sencillamente de Batman y el Joker... y Batman y el Joker no son en realidad símbolos de nada real, porque en el mundo real, son sólo dos personajes de cómic."
-Alan Moore-


"Circula un rumor sobre que Batman: The Killing Joke en realidad tan sólo era la historia de un Annual que tuvo la suerte de crecer algo. Y no es eso lo que yo considero que ocurrió. Hay épocas en que los artistas y los escritores han hecho cosas que los han llevado a un lugar de privilegio en el ranking de artistas y cualquier cosa que hacen atrae la atención. Yo me encontraba allí en esa época gracias a Camelot 3000 y en vez de aceptar simplemente cualquier trato que a continuación me vinieran a ofrecer, pregunté: 'Mirad ¿qué es lo próximo que debería hacer?' y en DC dijeron: 'Lo que quieras, sólo dí qué quieres hacer y podrás hacerlo'. Y contesté: 'Vale, quiero dibujar a Batman y me gustaría que Alan lo escribiera para mí, por favor.' (risas). Así que fuí el instigador de todo el asunto y Alan, puesto que ya le conocía, dijo que lo escribiría. Y si mal no recuerdo, creo que luego preguntó: '¿Qué es lo que tienes en mente?' y yo le dije: 'Pues bien, lo cierto es que me gustaría dibujar al Joker y, sobre todo, que trate principalmente del Joker y además, si de mí depende, Batman sólo tendría que ser un personaje circunstancial'.

Y yo pensé: 'Bueno, tengo que aprovechar este poder, de alguna manera', así que decidí: 'Haré un prestigio de algún tipo'. Y bueno, la verdad es que aquel formato fue justo el que quise en ese momento. Pero la auténtica realidad del asunto era que todo el mundo sabía que poder hacer cualquier cosa más larga de 47 páginas vendría a llevarme muchísimo tiempo. Así que todo aquello terminó siendo más bien poquita cosa.

El proyecto estaba en movimiento, era sólo que el papel de editor lo desempeñó Denny (O'Neil). Y Denny es un tipo de editor muy despreocupado. La verdad es que no me metió prisa para nada. Me parece recordar estar pensando por aquella época: '¿De veras quiere alguien este tebeo?'

Bueno, creo que uno de los desafíos de trabajar en La Broma Asesina fue éste: que era lo que dije que quería hacer, que eran mi personaje preferido y mi escritor preferido, el sitio hacia donde todos los planetas se habían alineado y que era algo que quería resaltar como una especie de hito en mi carrera. Tenía esa especie de sensación de que ésto era lo mejor que podía hacer y que alguna vez haría.

Alan había acabado de hacer Watchmen, en la cual él y Dave Gibbons habían usado la estructura de nueve viñetas por página y me parece que también se la trajo a La Broma Asesina. También comentó posteriormente que Watchmen estuvo demasiado cerca de La Broma Asesina en su timing y que escribir ambas obras al mismo tiempo afectó a lo que él quería contar en la historia. Pero lo cierto es que me he fijado en que, con el paso de los años, se ha vuelto más evidente para Alan que eso no fue así. Ahora le da poca importancia a aquello. Si lees La Broma Asesina conocerás bastante mejor quiénes son en realidad Batman y el Joker. Pienso que en esa época, antes de que Alan se enemistase con DC, lo que hizo fue escribir algunas de las mejores historias de los personajes de la editorial. Realizó aquellos fantásticos dos últimos episodios de Superman. Y aquel Superman Annual que hizo junto a Dave Gibbons. Y hubo una o dos fantásticas historias cortas de Green Lantern que él también escribió. Es un escritor fantástico."
-Brian Bolland-

Alan Moore y Brian Bolland, dos puntos de vista divergentes, o no tanto, sobre el mismo comic. Por cierto, que repasando el Monográfico DOLMEN #10 dedicado a Brian Bolland me he enterado de que dos de los freaks de la feria son un homenaje al clásico de O'Neil y Adams "A vow from the grave" (Detective Comics #410, al que pertenece la página de abajo)



Igual que tampoco había relacionado el detalle de la última viñeta del comic, en la que la luz se apaga de repente, con el chiste del Joker. Soy así de torpe a veces. En este enlace se pueden leer las primeras páginas del guión original de Moore.
.

6 comentarios:

Jaime Sirvent dijo...

No puedo estar más de acuerdo en este caso con Alan Moore, La broma asesina es una obra menor del barbudo,en comparación con obras maestras como Watchmen, V de vendetta o La cosa del pantano. Eso sí, una obra menor de Moore es mucho mejor que la obra magna de muchos.

Valentín VN dijo...

No tengo problema en considerarla una de mis favoritas. Pequeña o grande, es una delicia de Moore y sobretodo de Bolland.

David dijo...

Coincido en parte con el comentario de Jaime. Pero la verdad es que Moore siendo todo lo bueno que es y no dejo de verlo, no es de mis autores favoritos. Y me quedo con los murciélagos de Miller de aquela época (el joven y el viejo).

Demetrio dijo...

Estoy con Bolland.

La viñetas "puente" con composiciones similares para enlazar el pasado con el presente o viceversa son un verdadero lujo de este cómic, entre muchos detalles más.

Creo que no tiene mucha lógica copararla con obras más ambiciosas en duración y punto de vista, hay que medirla por lo que es.

Saludos.

Mythos dijo...

Yo creo que en este caso Alan Moore menosprecia su propio trabajo. Precisamente en La Broma Asesina consigue que Batman y el Joker se conviertan en arquetipos, en símbolos, y de ahí que sí cuenten algo. No es su mejor obra, por supuesto, es una historia corta que no puede hacer frente a V de Vendetta, From Hell o Watchmen pero es, por ejemplo, mejor que las historias que escribió para Superman (a mi gusto) que sí que no dicen gran cosa del personaje.

Brucamsi dijo...

Estoy con Mythos, este tebeo circular sobre el imposible encuentro de la cáscara del héroe y el loco de su relleno es un postre delicioso. Además de poder verlo como un tebeo arquetipológico del Batman, es fácil jugar a revolver con el sistema del muñecajo editorial que ya comenzaba entonces a apretar con dureza el trombo de la variz creativa. Pero a mí me gusta imaginar cómo sería si la escribiese ahora, sobre todo, tras haber creado Promethea; veo, montaña rusa de imágenes en linterna mágica payasa y nada de repeticiones, el círculo concéntrica quedaría para la profundidad de viñeta.