viernes, 28 de diciembre de 2007

Adam Warlock, otro mesías Starliniano

Adam Warlock es un personaje de Marvel Comics. Fue creado por Stan Lee y Jack Kirby, y bautizado 'Él'. Apareció por primera vez en las páginas de Fantastic Four, en el número 66 (de septiembre de 1967).
En 1972, Roy Thomas y Gil Kane desarrollaron el esbozo de Lee y Kirby renombrándolo 'Adam Warlock'.
Posteriormente, Jim Starlin rediseñó por completo el personaje, dándole su apariencia actual.

'Él' es un humano creado artificialmente, que "nace" en un capullo en un complejo científico denominado La Colmena. El objetivo de sus creadores, el Enclave, es crear y explotar posteriormente el humano perfecto para sus propios fines. Cuando 'Él' nace abandona a sus maestros. Al descubrir a la diosa Sif decide tomarla como
compañera, lo que incita la furia de Thor, que lo deja medio muerto. Tras renacer mediante la creación de otro capullo alrededor de sí mismo, es nombrado Adam Warlock por el Alto Evolucionador. Éste envía a Warlock a la Contra-Tierra -una copia de la Tierra creada por el Alto Evolucionador- para parar al Hombre-Bestia, un lobo que él había modificado genéticamente. El Alto Evolucionador también le da la Gema-Alma. Warlock pelea contra el Hombre-Bestia, y es finalmente crucificado y muere, pero una vez más, resucita para derrotar a su enemigo con la ayuda de Hulk.

Tras abandonar la Contra-Tierra, Warlock conoció al tirano Magus, que había creado un vasto imperio interestelar conocido como la Iglesia de la Verdad. Warlock descubrió que Magus era en realidad la versión futura de él mismo. Luchando contra ella conoció a sus aliados Pip el Troll, Gamora y Thanos, el titán loco adorador de la Muerte. Con su ayuda, Warlock logró eliminar la línea temporal de la que procedía Magus, borrando su existencia.

Warlock encontraría su final dos años más tarde. Thanos planeaba apagar las estrellas. Pero su protegida, Gamora, averiguó su plan e intentó detenerle, siendo derrotada y gravemente herida. Warlock la encontró moribunda y buscó a aliados que le ayudaran en su cruzada contra el Titán Loco.

Viajó hasta la Tierra, donde encontró ayuda en los Vengadores. Allí les explicó el plan de Thanos de borrar las estrellas del cielo. Entonces planearon atacar la nave espacial de Thanos, el Santuario II. Warlock y el Capitán Marvel, junto con el resto de los Vengadores, atacaron a Thanos, que se encontraba al otro lado del Sol.

Durante la batalla, Warlock se vio obligado a refugiar su alma en el interior de la Gema-Alma, donde encontró el Mundo-Gema, un utópico paraíso poblado por las almas que la habitaban, encontrando así la paz. Mientras tanto, los héroes fueron vencidos por el titán, que pretendía usar la Gema como arma. Mientras la Gema Alma acumulaba poder suficiente como para destruir el sol terrestre, el recipiente que la contenía fue destruido por la intervención de Spiderman y la Cosa. Al quedar libre, el alma de Adam Warlock salió de la Gema Alma. En esta forma de energía pura, atacó a Thanos, convirtiéndolo en piedra. Tras esto, el espíritu de Warlock regresó al mundo del interior de la Gema.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

y no olvidemos a la perica que le crearon: "ella".

experimento 626

Bruce dijo...

Eso fue una cagada,al personaje le pega ser un solitario...ella ahora se llama.. ¿Kismet?

tebeonauta dijo...

Joer, el Warlock de Starlin es impresionante, de lo mejor del cómic de los 70.

Bruce dijo...

Por no hablar del Cap. Marvel de Starlin.. Aunque el Warlock-Cristo de la Masa de Roy Thomas, Gerry Conway y Herb Trimpe está tambien de PM

Anónimo dijo...

¡Tú sí que eres un Thanos! Ya veo venir la siguiente entrada. Si acierto lo digo y si no también.

Yo no estoy deacuerdo con la tradición articulística forumiana (que sigue a la USAda, supongo) de ver en Warlock una trasposición superheroica del Cristo histórico ni del mito católico del sacrificio en la cruz. Veo mucho ánimo en Warlock y su nombre ya debería ser lo suficientemente significativo como para alejarlo de las analogías cristianas.
Yo prefiero pensar como si yo mismo no fuera cristiano para mirar el Warlock. Una serie en la que Jim Starlin se mostró soberviamente imaginativo cuando dispuso alrededor de este personaje aquellos homeopáticos compañeros suyos en la lucha contra el Magus (otro nombre aún peor que el primero, nombres que enlazan etapas de un cierto progreso nada misterioso sino voluntariamente ignorado). Pero lo mejor fue que contrajo el ánimo de Warlock y lo hizo suyo mostrando la lucha del animus y del anima. El malvado y muy varonil Magus (sí, hoy los niños se reirían de él como lo hacen al ver a David Haselhoff en El coche fantástico) frente al ambiguo Warlock (sí, lo de la ella fue un error pero un error razonado).
Por cierto, la recuperación de Magus en los Guanteletes y Guerras del Infinito fue prodigiosa. En esta saga cósmica San Starlin bendito volvió a introducir el espejo de Magus pero multiplicándolo de manera temible. También tienes razón -no es que yo tenga que darsela ni quitarsela a nadie pero me gusta señalar cuando alguien coincide conmigo- al hablar del Mundo gema como de un paraiso, pues precisamente eso son las piedras preciosas. Paraiso perdido. No lo digo yo, lo dicen Santayana y Huxley (dos nombres de los que se conservan fotos y manúscritos de procedencia contrastada, no como esa otra gente que no se sabe si existió o no pero de la que no se puede hablar para que no te llamen porrero).
Resumiendo, para mí Warlock-personaje por su origen y Warlock-Starlin por el análisis que realizó el autor Jim Starlin tratan del sentimiento de imperfección; por eso su origen (los dibujos del proceso de nacimiento son increibles, como los de un olvidado cuento arcaico), su encapsulamiento en forma de capullo, el enfrentamiento con las bestias parlantes en compañia del Hulk (gigante y... ¡verde!), etc. Y eso solamente en su origen porque con Starlin el Warlock se lanza a la búsqueda -¿hay algún personaje suyo que no camine?- del dominio de lo inconsciente plasmada de modo magistral por su sencillez y falta de abombamientos intelectuales simplistas como los que hoy sufrimos en forma de heroicas poses sufrientes sobre cornisas que se alargan hasta seis páginas (¡¡¡lo juro, seis páginas!!!). Warlock es un tebeo intelectual, mucho más que el mundo sin mujeres lleno de moderneces ese que todos los blogs tararean(no me sale el nombre ni del escritor ni del tebeo), porque es una narración eficazmente simbólica. Y lo es por no necesitar de referencias -¡a ver si nos vamos a tragar que a Starlin le mola el espacio porque no le gusta dibujar coches ni zapatillas deportivas!-, evitando así caer en el artificio y la bobaliconeria ineficaz de otros tebeos como los de la cuadrilla del Neil Gayman (cuyos primeros episodios de Sandman, los que no se metía a la shakespeara entre cuentos y folclore, fueron mera casualidad).
El Warlock de Jim Starlin reclama la atención en los discursos y acciones de sus personajes. En su misma caracterización física y psicológica también, para indicar la imposibilidad de marcar claramente la línea entre lo místico, lo filosófico y lo religioso. Un trazo siniestro que no se puede mostrar más que en el futuro justo cuando ya se ha sobrepasado y nos es imposible volver. Magus es el mesiánico pero no Warlock (a pesar de su locura posterior).
Warlock es la pérdida, la imperfección, la ansiedad por la unión. Y, finalmente, la necesidad de desaparición. ¡Pues todo lo ha hecho Starlin!
El Adefesio enmascarado.
[Al tercer intento y rezando al Stan Lee por el feliz viaje de este comentario. A ver, a ver si llega ahora.]

Anónimo dijo...

- Viva Starlin.
"¡¡¡Viva!!! ¡¡¡Viva!!! ¡¡¡Viva!!!"

La Guerrilla Stalinista Espiritual del Jim Starlin exige la entrega del remilgado Neil Gayman y sus afeminados secuaces. Todos ellos serán enviados a las cavernas de Altamira donde permanecerán por un período de seis meses alimentándose de tierra, que tomaran directamente del suelo, y estrellas, que atraparan presionandose con los dedos sus globos oculares.
Cuando no esten comiendo se dedicarán a lamer las paredes de la cueva hasta que sean capaces de recrear ellos mismos una sola imagen. ¡No al saqueo literario!
El Tití Ribiera.

Bruce dijo...

Gran comentario! debería incluirlo en el post, su cotización subiría como la espuma y nos repartiríamos los doblones..veo que Warlock te impresionó tanto como a mí.
Pero me has dejado intrigado con lo de la próxima entrada,pues ni yo mismo lo sé..aunque me apetecería hablar sobre cierto guerrero Kree, tambien bastante mesiánico él

Anónimo dijo...

¡He acertado! Pero a medias parece. Imaginé que llegaría la muerte del Capi Amarvelado porque dejabas a Thanos hecho una piedra al final de este post.
El Espermatozón Rodríguez.

Bruce dijo...

No estoy preparado. Tengo los medios,la habilidad...pero no el método...no. Eso no es cierto.Tengo cientos de métodos.Pero falta algo,algo no está bien...Tengo que esperar.Tengo que esperar