miércoles, 17 de septiembre de 2008

Adventure into Fear #25

'Fear/Adventure into Fear' fue una serie de comics de horror publicada por Marvel Comics desde noviembre de 1970 hasta diciembre de 1975. Los nueve primeros números (bajo la cabecera 'Fear') reeditaban las historias de ciencia ficción, fantasía y monstruos de finales de los 50 y principios de los 60 (la época pre-superheroica de Marvel cómics), de series como Journey into Mystery, Strange Tales, Tales to Astonish, y Tales of Suspense. La mayoría de ellas habían sido escritas por Stan Lee o Larry Lieber, y dibujadas por Jack Kirby, Steve Ditko o Don Heck. Durante esta primera etapa, la mayoría de portadas tambien eran reediciones.


Portadas de Jack Kirby (i) y Neal Adams(d)

En el #10 (Octubre 1972), la serie se retituló 'Adventure into Fear' y comenzó a publicar nuevo material. Desde el #10 al #19, el protagonista fue el Hombre-Cosa (Man-thing), continuando a partir de su introducción en la revista de historietas en b/n 'Savage Tales' #1 (mayo 1971). A raíz de una historia escrita por Gerry Conway, Steve Gerber se hizo cargo de los guiones, convirtiéndose el personaje y la serie en obras de culto.

Morbius, el Vampiro Viviente, creado en Amazing Spider-Man #101 (Octubre 1971), se convirtió en personaje principal a partir de Adventure into Fear #20 (Febrero 1974), y continuó hasta el final de la serie. Después de un sólo número escrito por Mike Friedrich y dibujado por Paul Gulacy, Steve Gerber escribió varios números en los que Morbius hacía un viaje interdimensional con aires de novela picaresca y combatía a los 'Cuidadores' del planeta Arcturus. Otros escritores como Doug Moench y Bill Mantlo intervinieron tambien. Entre los artistas que participaron en esta etapa están Gil Kane, P. Craig Russell, Frank Robbins, George Evans y Don Heck.

Adventure into Fear #25 (Diciembre 1974) de Steve Gerber, Doug Moench, Frank Robbins y Frank Giacoia. Portada de Gil Kane y Frank Giacoia.

3 comentarios:

Etrigan dijo...

Ya no se hacen colecciones como estas, en las que se daba protagonismo a personajes extravagantes, y aparecían autores de primer orden. La comercialidad era lo de menos, lo importante era sorprender al lector, crear, imaginar...

Bruce dijo...

Tus palabras tienen el sonido de la verdad. Creía que todos los demonios eran mentirosos..

Anónimo dijo...

Solo los que saben rimar...


experimento 626