miércoles, 24 de septiembre de 2008

I'm back!, nueva cabecera y acción de gracias



Citando a Paul Newman/Eddie Felson en El color del dinero: "I'm back" de mi viaje relámpago a Barcelona, en el que tuve la suerte de conocer en persona a uno de los artistas más estimados en este blog, el gran J.M.Beroy (y familia)...¡y además me regaló originales suyos dedicados! Permanezcan en sintonía porque habrá novedades próximamente. La canción de China Crisis, uno de mis grupos favoritos, que vivió su mejor época en los 80, va dedicada a él.


'El Número de la Suerte' (Versus) de J.M.Beroy.

Y la nueva cabecera está extraída del clásico 'Johnny Hazard' de Frank Robbins, otro de los idolatrados de 999. Elegante y con mucha clase pero sin aspavientos, como...como los China Crisis y Beroy, sí.

5 comentarios:

FHNavarro dijo...

Beroy es un tío la mar de majo, sí señor.

Espero ver esos originales escaneados en breve (me devora la envidia)... eso sí, ándate con cuidado, en cualquier momento de la noche, puedo aparecer en tu casa he intentar apropiarme de ellos.

Enhorabuena.

Un saludo

PD:Vigila tu espalda ;)

J. M. Beroy dijo...

Un placer haberte conocido, Bruce, aunque fuera por un ratito. Eso si, fue un ratito un poco más largo que cuando vino FH, que me pilló liado de mala manera. Un saludo!

FHNavarro dijo...

Bueno, otra vez será. Tal vez, sólo tal vez, me pase por Barna sobre el 21 de Octubre a ver en directo a esa mala bestia que es Adrian Belew.

Un saludo

Jaime Sirvent dijo...

Enhorabuena por haber conocido en persona a Beroy, me alegro mucho, y bueno también le doy la enhorabuena a Beroy por haberte conocido en persona a ti. Un abrazo.

Ismael de Tierra X. dijo...

Eso de conocer en persona... ¿¡No te das cuenta que por cosas así quemaban a la gente!? Gente que decía andar en relación directa con Dios sin mediación de la Iglesia.
Quema cualquier prueba que todavía conserves de esas visiones tuyas o envialas aquí y mejor me encargo yo de hacerlas desaparecer. Hay mucha envidia y cualquiera podría querer denunciarte, ¡date prisa!