viernes, 20 de marzo de 2009

De dioses y héroes


Miracleman #02

"Hemos creado fantasías y luego hemos luchado por hacerlas realidad. Todo lo que se halla a vuestro alrededor ahora mismo tuvo su origen en la mente de alguien. Al crear dioses, diosas, héroes y heroínas, intentábamos ser como ellos, extender nuestras personalidades a través de la imaginación pura (...)

Puede que los dioses sólo existan en la mente humana, pero realmente existen en la mente humana, y no necesitan existir en ningún otro sitio para ejercer un inmenso poder sobre los acontecimientos humanos y, por ende, sobre el mundo material." (Alan Moore)

Tremendo Moore como siempre, diciendo las verdades pese a quien pese. Aunque no es el primero en decirlas.


Las crónicas de Córum #5, adaptación de la obra de Michael Moorcock, por Mike Baron y Mike Mignola.

Y eso nos lleva de vuelta a los héroes y los superhéroes de ficción, que son los seres perfectos que querríamos ser. Ni siquiera es necesario que tengan superpoderes. Uno de los mejores personajes de comic de la historia es Corto Maltés, personificación del aventurero romántico. Esta conversación se me quedó grabada la primera vez que leí 'Corto Maltés en Siberia'.



"Lo que yo sea es asunto mío...sólo puedo decirle que una buena cuchillada se da siempre de abajo a arriba"... Grande Hugo Pratt. Nosotros no podemos decir ni hacer siempre lo que queremos, pero los héroes sí, porque son libres, porque eligen su destino, porque son la sublimación de nuestros deseos y sueños. Y siempre, siempre nos harán falta, como hacen falta los dioses.

Todo ésto y mucho más, en la serie de interesantísimas entradas que se está marcando Pepo al respecto, en Es Muy de Comic: Aquí, aquí, aquí ...

11 comentarios:

Etrigan dijo...

Gran post, amigo bruce, y magníficas las entradas de Muy de Comic. Habrá que seguir ese blog.

Pepo dijo...

gracias, Bruce (y Etrigan). Qué bueno lo de Córum, no lo había visto en su momento.

Bruce dijo...

Tenía sus momentos esa serie

J. M. Beroy dijo...

Pues yo, Bruce, discrepo un tanto acerca de esa visión romántica del héroe. En realidad, en mi opinión no hay ser más predestinado y por tanto menos libre.
Desde Jason -aquel de los Argonautas- los heroes han cumplido un papel determinado que, en realidad no han podido evitar cumplir: ser protagonistas activos de un viaje narrativo que suele cumplir unas inevitables etapas. Un héroe no puede negar la llamada de la aventura, ni puede de una forma sencilla cambiar de personalidad y reinventarse a si mismo como hizo con gran trauma para algunos lectores -entre ellos yo mismo- El Capitán América. El héroe no tiene vida propia ¿alguien se imagina como pasa los días entre misión y misión James Bond?

En todo caso, la única mutación masiva del héroe la ha realizado éste junto a la sociedad (del héroe masculino prototípico hecho de una pieza en las películas de los 40 se pasó al héroe vulnerable y neurótico tipo James Dean)y por lo tanto es difícil deducir un común denominador de la figura heroica, aunque parecería que el héroe (o la heroina) es un buen reflejo de los propios anhelos o fantasmas de cada época, o como tú dices y ahí te doy toda la razón, sus deseos y sueños. Pero los héroes no eligen su destino, o lo eligen solo en apariencia, la mayor parte de las veces son meros instrumentos, meros arquetipos encadenados a una narracion -por cierto, tú mismo dices bien que un héroe no necesita poderes especiales...Pero ¿no es el carisma de un personaje en si mismo un poder especial?-

Otra cosa son los malos...

Bruce dijo...

Bueno, si ya entramos en un nivel metaliterario, efectivamente, el héroe es esclavo de su autor -como cualquier personaje que aparezca en una narración, sea heróico o no- pero también el narrador es esclavo de su héroe..¿Cuántas veces hemos oído decir a un autor: "sentía que mis personajes me hablaban y cada uno tomaba sus propias decisiones"? ¿Y qué hay de Conan Doyle, que intentó matar a su héroe Holmes, y al final tuvo que aceptar que no podía matarlo porque era más fuerte que él? ¿Quién era el instrumento ahí, Holmes para Conan Doyle o Conan Doyle para Holmes?

Bruce dijo...

"En realidad, en mi opinión no hay ser más predestinado y por tanto menos libre.
Desde Jason -aquel de los Argonautas- los heroes han cumplido un papel determinado que, en realidad no han podido evitar cumplir: ser protagonistas activos de un viaje narrativo que suele cumplir unas inevitables etapas. Un héroe no puede negar la llamada de la aventura..."

Pero es que eso es lo bueno, la vida del héroe tiene significado, tiene sentido. ¿Puede haber algo mejor que eso?
Nosotros somos "libres", pero eso nos provoca angustia, "qué asco ser libre" que decía Sartre: "Simplemente nos encontramos existiendo, y entonces tenemos que decidir que hacemos con nosotros mismos. Como no hemos sido creados para hacer nada en concreto, ni para realizar ningún fin, cada uno debe buscarse un fin propio, válido solamente para él y realizar su proyecto particular, que tiene un valor meramente subjetivo..."

Y la mayoría de nosotros terminamos encadenados a trabajos, horarios, compromisos, relaciones (no románticas, espero) que evitaríamos si pudiéramos. Así que, parafreasando el final de Blade Runner te diría: "Lástima que no pueda ser libre, pero...¿quién lo es?

J. M. Beroy dijo...

Ajá, esto es muy interesante, Bruce. Y bastante Nietzchiano (aceptame el palabro), ya que hablas del hombre que debe buscar su propio camino y crear su propia ley, puesto que no hay un fin determinado para su existencia o un dios que le ilumine. Tú partes de la base de que tener un fin muy determinado una digamos "misión" que llene por completo el ciclo vital de un personaje lo hace libre al liberarlo de las necesidades mundanas y darle un fin y una meta. Pero creo que esto no tiene que ver con el libre albedrío y la posibilidad de elección que yo considero básico para darle sentido real al concepto de libertad.
De todas formas me has ofrecido un punto de vista que no había considerado y que me parece muy interesante.
Ahora, como estoy juguetón, voy a plantearte una situación: Batman y El Joker caminan por una acera mientras que por la calle circula un camión blindado lleno de billetes de banco, al tiempo que una maceta está cayendo de un balcón y está a punto de romperle la crista a una abuelita que camina por la acera. Tanto Batman como El Joker ven las dos situaciones. Ahora, dentro del universo narrativo de los personajes ¿Cuál de los dos personajes es más libre de actuar o dejar de hacerlo? ¿Debe el Joker intentar robar el camión, debe Batman salvar a la abueli? ¿Cuál tiene más posibilidades de elección?

Pensamientos como éstos me arropan al caer la noche...

Bruce dijo...

haha..eso es muy Milleriano...
La función del Joker es sembrar el caos, y por tanto puede hacer lo que quiera en cualquier momento. En ese sentido, hay que reconocer que los villanos son personajes más 'emprendedores' que los héroes, porque éstos suelen estar a la defensiva y esperan el movimiento del maloso.

Peeeero...hay héroes y héroes, y también hay narradores y narradores...'Case in point': V de Vendetta, un héroe imprevisible que toma la iniciativa y putea a los villanos. ¿O hablábamos de comic mainstream? Ahí sí hay que reconocer que el héroe tiene más restricciones, porque ni siquiera puede matar a quien lo merece.

Pero en resumen, es cierto que el héroe en general tiene menos libertad, porque tiene la obligación de ser perfecto y no defraudarnos.

Bruce dijo...

"¿O hablábamos de comic mainstream? Ahí sí hay que reconocer que el héroe tiene más restricciones, porque ni siquiera puede matar a quien lo merece."

Qué chulo soy que me autocomento. Siempre me ha parecido interesante que el superhéroe no pueda matar al villano, por una parte está claro que no debe traspasar la línea, porque estaría perdido como personaje heróico. Pero por otra parte..¿de cuantas muertes de inocentes es culpable Batman por, no digo ya no haber matado al Joker cuando ha podido, sino por incluso haberle salvado la vida en alguna ocasión? En ese sentido, los superhéroes son egoístas, porque se preocupan más por su conciencia que por los inocentes. Un verdadero héroe sacrificaría su conciencia para salvar vidas inocentes.

J. M. Beroy dijo...

Para mi el paradigma del Héroe, así con Mayúsculas, es John Wayne en Centauros del Desierto de John Ford. Especialmente en la última reveladora escena de la que tanto y tanto se ha escrito, donde la cámara, situada en el interior de la casa, encuadra el marco de una puerta que da al exterior. Allí vemos a Ethan, incapaz de unirse al grupo familiar, definitivamente ligado al desierto exterior, al único escenario donde el héroe como tal puede tener sentido y finalidad. Desligado, como tu bien has escrito, Bruce, de los compromisos de la vida cotidiana, pero al mismo tiempo esclavo de un destino que le lleva a conocer lo mejor y lo peor del ser humano, sus límites y su grandeza. Supongo que es eso lo que finalmente nos fascina, el destino trágico del héroe: no su libre albedrío, sino su condena.

Voy a tomar otra aspirina, me doy dolor de cabeza a mi mismo.

Bruce dijo...

:D
Tremendísimos John Ford y John Wayne...