domingo, 25 de enero de 2009

El único cómic que he robado en mi vida

¿Cuáles son tus primeros recuerdos de cómics?

STEVE GERBER: El primero es, probablemente, una historia de Batman de los años 50, algo sobre una banda de ladrones de automóviles con un coche que usaban para huir que podía, por medios mecánicos, cambiar su apariencia. Recuerdo al Tío Gilito, también, cuando mi edad era todavía de un solo dígito. Y recuerdo un número de WORLD'S FINEST en casa de un primo -la historia era "El Club de los Héroes", que ha sido reeditada un par de veces- encontrando interesante y sorprendente que Superman y Batman aparecieran en la misma historia.

Y, además, está el único cómic que he robado en mi vida. Mi escuela de primaria tenía una caja de comics que los profesores sacaban en los días de lluvia, para que los niños los leyéramos durante el almuerzo o el recreo. Uno de esos cómics me sobrecogió completamente, y decidí que tenía que tenerlo a cualquier precio. Era el FIGHTING AMERICAN #1 de Simon & Kirby. El origen del personaje era una de las más grotescas, más fascinantes historias de cómics que he leído, incluso hasta el día de hoy. Mi conciencia todavía duele un poco cuando recuerdo cómo me metí el comic bajo la camisa y lo saqué fuera de la escuela, pero era algo que tenía que leer de nuevo.




En el Slideshow se puede ver entero este comic de 1954, pero si queréis leerlo, tenéis que pinchar en cualquiera de las imágenes y seguir pinchando hasta que los bocadillos sean lo suficientemente grandes para poder leerlos. ¡Sea!
................................................................................

Nelson Flagg era el tímido hermano menor de una estrella del atletismo y héroe de guerra, Johnny Flagg. Johnny había sufrido heridas permanentes durante la guerra, lo que le obligó a retirarse del ejército y el deporte, y ganarse la vida como presentador de un noticiario. En este nuevo rol tropezó con una conspiración comunista para derrocar al gobierno y los conspiradores le hirieron mortalmente.

Nelson hizo un juramento en el lecho de muerte de Johnny, que entregaría a los asesinos de su hermano a la justicia. Entonces fue reclutado para un proyecto ultrasecreto del ejército. En un laboratorio del gobierno, se utilizó super tecnología para revitalizar y fortalecer el cuerpo de Johnny. Nelson fue trasladado al cuerpo sin vida de su hermano mediante "sondas de fuerza vital" y asumió la identidad de su hermano muerto. Él y su nuevo compañero Speedboy, se dedicaron a defender su país contra los Rojos y otros enemigos de la libertad.

Publicado por primera vez en 1954, Fighting American resistió siete números bimensuales, antes de ser cancelado. Por delante de su tiempo, el cómic se negó a tomar en serio la actitud de pánico anticomunista de la época, lo que pudo haber contribuido a su desaparición. Una década más tarde, Harvey Comics reimprimió la serie, añadiendo un octavo número que se había hecho en su momento y no había sido publicado. Marvel reeditó los ocho números en un volumen de tapa dura en 1989.
.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

jejejeje, yo tambien he vuelto de la muerte, bueno la verdad, es que he vuelto de Extremadura, pero para el caso da lo mismo...

exp. 626

Bruce dijo...

Vuelves al redil, maldito ...

Rafael I. Llodrá-Llopis avec La Perse dijo...

Ay, pobre Gerber... Esas cosas marcan; supongo que de esa mala conciencia se sacó de la manga cosas como su pato Howard. Qué genio, el hombre.

(Soy Perse).

Anónimo dijo...

pues claro que vuelvo, y si no cerraras no haría falta que me fuera.

modo Moe off

exp. 626